Sentencias

Sanciones Tráfico por NO identificación Conductor: Nulidad

En este caso, el origen de la sanción de tráfico tiene lugar por no identificar al conductor del vehículo debidamente requerido para ello, y recalco lo de debidamente requerido, pues la nulidad trae su causa de la defectuosa notificación, dado que de acuerdo con el artículo 42 de la Ley de Procedimiento Administrativo (Ley 39/2015), referente a la práctica de las notificaciones en papel:

“En caso de que el primer intento de notificación se haya realizado antes de las quince horas, el segundo intento deberá realizarse después de las quince horas y viceversa, dejando en todo caso al menos un margen de diferencia de tres horas entre ambos intentos de notificación.”

Como puntualiza con acierto el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de Oviedo en su sentencia de 29 de enero de 2019, P.A. nº 210/2018 actuando como recurrente el despacho Álvarez-Hevia, Abogados,  “en este tipo de supuestos y, en la medida que precisamente la comisión de la infracción consiste ……. en desatender el requerimiento de identificación del conductor …., se hace preciso que las exigencias que vayan vinculadas a dicho requerimiento sean especialmente acentuadas pues, no se trata de una notificación más en un trámite de un procedimiento sino precisamente de una notificación que, desatendida, implica precisamente la comisión de la infracción.”

En el supuesto enjuiciado, el primer intento de notificación consta efectuado el 13/07/2017 a las 11:22 y el segundo intento el 14/07/ 2017 a las 13:31; consecuentemente los dos intentos de notificación fueron realizados en horas de la mañana, no cumpliendo por tanto con las garantías que resultan de lo dispuesto en el artículo 42 de la Ley 39/2015, dando lugar a una notificación edictal indebida que impide otorgar validez a la misma y, con ello, a la misma infracción imputada.

Esto es solo un botón de muestra. La experiencia nos enseña que la mayoría de las notificaciones practicadas a medio de papel, las cuales resultan norma habitual en todas las Administraciones, son una copia fiel de la descrita anteriormente, primer y segundo intento en horas de mañana o antes de las quince horas, en consecuencia su nulidad esta servida. En este caso el resultado desde el punto de vista económico se ha concretado en la devolución de los 900 euros abonados en su día por la administrada como pago de la sanción impuesta y la condena a la Administración al pago de 250 euros en concepto de costas procesales. La sentencia es firme.

Si usted se encuentra en una situación similar, no lo dude,  contacte con nuestros profesionales telefónicamente o a través de nuestro Formulario de Contacto; desde Alvarez-Hevia Abogados le asesoraremos sin ningún compromiso económico, y posteriormente, usted decide.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *