Hipotecas Multidivisa


¿Qué son las Hipotecas Multidivisa?

Son préstamos con garantía hipotecaria contratados en una moneda diferente al euro, generalmente yenes o francos suizos, comercializados por algunos bancos hace años como pretendida alternativa a la subida del Euribor.

Como instrumento financiero derivado, su valor resulta de la evolución del precio de otro activo; concretamente, el pago de las cuotas de amortización del préstamo y la suma del capital pendiente de amortizar dependen de una divisa extranjera; el prestatario tiene que comprar esa divisa al precio en que tenga a la fecha de pago de la cuota, con la consiguiente comisión por cambio divisa.

Catalogadas en su día como instrumentos financieros derivados, complejos, poco transparentes y limitados en información, debería habérseles aplicado la normativa MIFID, eligiendo los bancos a los clientes cuidadosamente, e informándoles del los riesgos del producto de forma más transparente, lamentablemente para muchos, no sucedió así.

Tras la sentencia dictada por el Tribunal Supremo en noviembre de 2017, el préstamo hipotecario en divisas no es un instrumento financiero regulado por la Ley del Mercado de Valores. Su clausulado se califica como condiciones generales de la contratación, pues su redacción no ha sido objeto de negociación individual, como tampoco el modo en que opera la divisa en la economía del contrato.

Por tanto, se trata de cláusulas predispuestas por las entidades financieras, quienes en todo caso, deberán acreditar judicialmente que las mismas fueron negociadas individualmente con el prestatario y además, que éste comprendió tanto su trascendencia, como sus efectos económicos y jurídicos. Entre los bancos que ofrecieron estos productos a sus clientes se destacan Bankinter, Barclays, Banco Popular o Catalunya Caixa, entre otros.

Razones que motivaron su contratación

Estos préstamos estaban referenciadas al LIBOR, (LONDON INTERBANK OFFERED RATE, tipo de interés referencia diaria mercado de Londres), entonces  más bajo que el Euribor. A su vez, el capital del préstamo se suscribía fundamentalmente en Yenes Japoneses o Francos Suizos.


Consecuencias económicas

El cliente de un préstamo multidivisa asume dos riesgos, el del propio tipo de interés, referenciado al Libor, y sobre todo, el de la fluctuación de la divisa, sin ser consciente de lo que  implica económicamente a medio y largo plazo.

En la actualidad un préstamo referenciado en su día al Yen se ha encarecido entre un 40% y 50%; con ello, el capital del préstamo ha seguido el mismo rumbo, posibilitando con ello que el capital pendiente de amortizar supere el importe inicial del préstamo, y ello pese a los pagos efectuados durante años.


Afectados: Actuaciones posibles

El primer trámite consistiría en una reclamación extrajudicial al Banco, más por razones formales, que por la posibilidad de su estimación; la experiencia nos enseña que o no hay respuesta, o esta es negativa. En la misma reclamación se solicitará de manera expresa a la entidad la inmediata conversión del préstamo a euros.

Ello avocará a una reclamación judicial; con ello trataremos de que se anule la parte del contrato referente a la divisa extranjera, recalculando el préstamo desde su otorgamiento. Numerosas sentencias han declarado la mala praxis de las entidades financieras en la comercialización de las hipotecas multidivisa, en muchos casos dirigidas a colectivos concretos, y ello a través de un asesoramiento activo por parte de sus equipos comerciales.

Como primeros pasos, reúna toda la documentación posible:

  • Escritura de formalización de la hipoteca.
  • Recibos abonados o una relación de movimientos préstamo.
  • Información entregada en su día por el banco.
  • Comunicaciones mantenidas con el banco.

Consecuencias de la reclamación

Las consecuencias de la reclamación a grandes rasgos podrían ser las siguientes:

  • Anulación de aquella parte del clausulado referente a la divisa extranjera
  • Cambio al Euro como divisa de referencia y del Euribor como índice de referencia.
  • Recálculo préstamo desde su inicio con el tipo de referencia (Euribor) y diferencial contenido en la escritura para el supuesto de préstamo en euros.
  • Minoración cifra capital pendiente.
  • Restituir cantidades percibidas en concepto de comisiones tipo de cambio divisa
  • Cantidades percibidas de más restituidas o aplicadas a amortizar capital.
  • Condena en costas de la entidad bancaria.

Contacte con nosotros a través nuestro formulario o del resto de medios que ponemos a su disposición en nuestra página web; si lo prefiere, indíquenos su teléfono y le llamaremos.

Sin coste inicial alguno; analizamos la documentación, le informamos de la posible nulidad de la operación, trámites a realizar y costes. Tras ello, solo usted decide.

Contacte Ahora